ACEBUCH

retrato2b1

http://www.acebuch.com/

.

La poética de la atemporalidad.

Desnudo de un proceso creativo.

El arte es tal y como yo lo entiendo una articulación de los lenguajes en formas nuevas de presentación de los sentidos, de los significados. Como artista me interesa sobre todo el sentido que adquiere la relación entre enunciados plásticos o verbales. Nuestra cultura a causa de más de 2500 años de aceptación está implicada en la dimensión perceptiva de la Tragedia y como consecuencia también de la Comedia. Nuestro cine actual tiene el mismo germen litúrgico que tuvo el teatro griego y posteriormente las representaciones sagradas del cristianismo. Es decir, la Tragedia como forma expiatoria para sentir que el sufrimiento puede alcanzar cotas insoportables en nuestros héroes y que el nuestro, el real, no es nada comparado con las grandes batallas emocionales que otros han sufrido. La idea del arte como fármaco, como medicamento que calma nuestro estado de angustia vital.

Siempre me pregunté por qué el arte y cuál sería su función en el conjunto de una sociedad que lo admira y lo señala como cultura, término que significa, “muy importante”, “nuestro”, “legado de lo que somos”. Pero al final arte y cultura se restringen a fórmulas gestionadas por algunas élites que deciden qué y qué no es Cultura en mayúsculas.

La dimensión con la que he trabajado siempre porque carezco de la emoción trágica de la vida es la de un estado límbico donde la imagen es simplemente lo que es. Mis trabajos son propuestas que actúan por sí mismas y se sitúan generalmente en un plano de expresión no sólo emocional sino y sobretodo con cargas de efectos perceptivos muy altos dentro de atmósferas atemporales y desdramatizadas. Mi principal método de trabajo es el juego con los azares con lo que cada obra es una propuesta diferente y única, enfrento mis discursos y mi poesía con dos personajes que recrean mis anhelos internos y alimentan lo que al final sale a la luz, Francesc Tagarí y Martín Sheego son mi aventura en la conquista de la poesía y la organización de mi propio pensamiento con el objetivo de comprender por qué mis obras tienen ese halo calmado, distante y atemporal. Ya lo he dicho carezco de sentimiento de la Tragedia a pesar de que sufro y gozo como todo el mundo. No obedezco a modas, ni a tendencias y transciendo lo trágico y lo cómico, aunque no lo oculto, porque considero que el arte puede ser algo más que un Paracetamol. Espero que mi poética os sitúe en una experiencia estética desdramatizada y cálida.

Mis trabajos están a camino entre el proyecto que nace del azar y un resultado final indefinido, siempre inacabados presentan la historia de un proceso que sólo la pintura puede representar.

La parte añadida de poesía y filosofía imaginaria debe entenderse única y exclusivamente en el plano de la experimentación y la aventura de la exploración de discursos para nada ortodoxos con los que ejercito y alimento mis juegos de relaciones con mis capacidades cognitivas, es sobre todo mi planteamiento honesto de cómo funciona mi pensamiento y que pretendo hacer con él. Como a los antiguos pintores del barroco me interesa la reproducción de mi obra como divulgación económica de mis propuestas, ni siquiera los grandes artistas como Rembrant, Rubens, Velázquez se negaron a que sus obras fuesen divulgadas por medios reproductivos, pues el original pertenecía a una sola persona y ellos lo que querían es que sus obras llegasen al máximo posible de amantes del arte. Yo más pequeños que ellos también quiero que mi trabajo llegue al máximo posible de personas con el mínimo coste posible.

.

OBRAS

69338_orange      producto-5      producto-22      producto-48     producto-32